Pronto llegará el calor a todo el territorio nacional para quedarse durante todo el verano y a la clínica veterinaria en Leganés los casos de animales, sobre todo perros y gatos, con golpes de calor por fuertes temperaturas, una urgencia médica muy peligrosa para estos animales, por lo que es fundamental actuar con rapidez en caso de que ocurra.

Cuando llegan estas fechas, en la Clínica Veterinaria Leganés Norte siempre tratamos de concienciar a los dueños del peligro de la hipertermia, el nombre técnico del más coloquial golpe de calor. No en vano, una temperatura corporal en perros y gatos superior a los 38 o 39ºC, su temperatura habitual, puede provocar daños temporales o irreversibles de los órganos internos, debido a que su sistema termorregulador se ve superado, y que incluso pueden llegar a provocar la muerte del animal en los casos más extremos

Si con los seres humanos hay que ser cuidadosos, especialmente con niños y personas de la tercera edad, más si cabe hay que serlo con estos animales, no sólo porque sean más sensibles que nosotros al calor, sino porque no transpiran como nosotros y solo eliminan el calor mediante el jadeo, el sudor y zonas aisladas de poco pelo.

Los síntomas del golpe de calor aparecen cuando la temperatura interna es mayor a los 42ºC, aunque pueden darse antes algunos de ellos. Estamos hablando de jadeo excesivo, respiración acelerada, hipersalivación, mucosas rojizas, oscuras o azuladas, taquicardia, diarrea sanguinolenta, vómitos o debilidad y falta de fuerzas. En cualquiera de estos casos, y por supuesto si notamos temblores musculares, tambaleo, convulsiones, pérdida de conciencia o colapso, hay que acudir a la clínica veterinaria en Leganés de urgencia y esperar que no haya sido demasiado tarde.