Una duda recurrente que preguntan a nuestros veterinarios de gatos en Leganés, los propietarios de estas mascotas, es si deberían o no castrarlos o esterilizarlos y cuándo deben hacerlo, ya que este tratamiento afecta a su carácter y hábitos.

Salvo en los casos que las condiciones médicas del gato exijan su esterilización para tratar una enfermedad, este tratamiento es optativo y en Clínica Veterinaria Leganés Norte lo recomendamos en caso de no querer criar gatitos, ya que una gata puede parir hasta cuatro veces al año con hasta 8 gatitos en cada camada.

Además la esterilización reduce su necesidad instintiva de marcar el territorio, orinando en diferentes rincones de la casa produciendo mal olor. Otra de las influencias de la esterilización en su comportamiento es que pasan a ser más dóciles y tranquilos, ya que cuando la gata está en celo maúlla mucho más y de forma particular para atraer a los machos, y estos se vuelven más agresivos para conseguir los favores de la gata, peleándose entre ellos.

Las gatas reducen la probabilidad de padecer tumores en sus mamas al ser castradas antes de entrar por primera vez en celo. Se pueden castrar a las 20 semanas de vida. Nuestros veterinarios de gatos en Leganés, realizan una cirugía en sus ovarios y parte del útero con anestesia general, la recuperación total de la gata no supera las 24 horas desde la operación, y los puntos se quitan entre siete y diez días después.

Los gatos castrados viven más que los que no lo están. Se pueden castrar a los 5 meses de vida, e incluso con 12 semanas. Este tratamiento implica una cirugía en los testículos con anestesia, pero su recuperación solo se demora un par de horas.